Trastornos del sueño más comunes

BLOG | 0 Comentarios

Entre los trastornos del sueño más frecuentes están el insomnio, la apnea del sueño y el síndrome de las piernas inquietas.

El sueño es una de las necesidades más importantes que tenemos todos los seres humanos.

Algunos estudios demuestran que la mitad de la población no duerme lo suficiente afectándole durante el día.

En ocasiones no le damos la importancia que merece a dormir bien, si no dormimos ni descansamos lo suficiente convirtiéndolo en un hábito, nuestra salud se resiente.

No descansar correctamente durante el tiempo necesario, puede afectar de manera grave a la calidad de vida.

Los trastornos del sueño son problemas relacionados con dormir. Las personas que los sufren tienen dificultades para conciliar el sueño, permanecer dormidas, dormir demasiado, además de conductas anormales durante el sueño.

A continuación explicamos los tres trastornos del sueño más comunes:

⠀⠀⠀

Insomnio

Un gran número de personas tienen en algún momento de su vida imsonio. Dificultades para dormir por la noche, despertarse en la madrugada, despertar antes de lo deseado, son algunos ejemplos de lo que podemos hacer padeciendo insomnio.

El insomnio afecta a todas las edades, siendo la población de mayor edad la más afectada.

El hecho de que no podamos descansar lo suficiente a causa de sufrir insomnio puede originar muchos problemas.

Algunos como somnolencia y falta de energía en el trabajo, dificultad para concentrarse, bajo rendimiento en la escuela, incluso en otro casos puede convertirse en depresión.

Los especialistas en salud recomiendan dormir de lado para disminuir la probabilidad de que se interrumpa el sueño. Además, esta posición facilita el flujo sanguíneo, reduce el reflujo ácido y los ronquidos.

Por otro lado, desde Naturalia Poligón aconsejamos elegir el mejor colchón para dormir de lado y una almohada que absorba el exceso de calidad, y así conseguir un sueño de calidad.

⠀⠀⠀

Apnea del sueño

Las personas que lo sufren experimentan pausas en su respiración mientras duermen. El cerebro despierta al durmiente del sueño para así poder respirar más fuerte.

La apnea del sueño puede originarse debido a cambios físicos como alteraciones en la acumulación de grasa o la pérdida de tono muscular.

Se tienen comportamientos como roncar de manera intensa, esto no significa que todas las personas que roncan tienen apnea del sueño, además de obesidad y somnolencia a lo largo del día.

Es importante observar a la persona cuando está dormida y estudiar ciertas funciones corporales durante el sueño, de esta manera podremos realizar un diagnóstico.

Algunos métodos para tratar la apnea del sueño son bajar de peso, evitar dormir boca arriba y hacer ejercicio a diario.

Además de la polisomnografía, esta consiste en el registro de la actividad cerebral, de la respiración, del ritmo cardíaco, de la actividad muscular y niveles de oxígeno en la sangre mientras dormimos.

Se recomienda que las personas con apnea del sueño no tomen sedantes o pastillas para dormir, ya que pueden impedirles que se despierten para respirar bien.

⠀⠀⠀

Síndrome de las piernas inquietas.

Es una afección neurológica que interfiere en la parte del cerebro que controla el movimiento de las piernas. Esto provoca sensaciones de hormigueo por ciertas partes del cuerpo como las piernas y los pies, generando una necesidad de mover las mismas.

Un gran número de personas desarrollan sensaciones de ardor y picores en las piernas, generando problemas para dormir y afectando al descanso.

Los casos más graves se dan en la población de mayor edad, aproximadamente el 10% de los adultos se ven afectado por el síndrome de las piernas inquietas.

Algunos consejos para combatir este trastorno del sueño son dormir en un horario regular, masajear las piernas con frío o calor antes de dormir, tomar vitaminas.

Los expertos recomiendan suplementos de vitamina B y C, además de otro tipo de medicamentos facilitados por especialistas.

Por último, es importante que las personas que padecen trastornos del sueño acusan a su médico, es quien diagnosticará e indicará el tratamiento adecuado.

Un tratamiento farmacológico para este tipo de trastornos sirve para paliar los efectos agudos de la enfermedad, pero no solucionan la causa de la misma.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *