¿Cómo prolongar la vida útil del colchón?

BLOG | 0 Comentarios

A todos/as nos gusta que las cosas que compramos nos duren el máximo de tiempo posible, pero en ocasiones por falta de tiempo, vagancia, pereza, incluso por desconocimiento, no las hacemos, pero sí nos gustaría prolongar la vida útil del colchón.

A continuación se detallan unas sencillas recomendaciones para poder mantener limpio el colchón:

Ventilación

El despertador, ese compañero de habitación al que no le ponemos buena cara cada mañana y nos avisa que es hora de levantarse de la cama, muchas veces acelerados/as calculando el tiempo que nos falta para llegar al trabajo.

Pero, de la misma manera que sabemos el tiempo que tenemos para salir de casa, también podemos calcular el tiempo que nos supone abrir la ventana del dormitorio y así ventilarlo, descubriendo el colchón o quitando el edredón y la sábanas.

Además, si amanecemos con un día espléndido podemos utilizar el sol como sistema antiácaros, el propio sol no mata los ácaros, pero sí lo hace el calor. Por lo tanto, la luz solar puede eliminar los insectos que habitan en el interior de nuestro colchón.

Si compartimos cama con ácaros de polvo, no sólo son perjudiciales para nuestro descanso, sino que también pueden agravar posibles alergias.

Debemos saber, que los ácaros una vez que fallecen quedan adheridos a la cama, es conveniente aspirar el colchón y así queda libre de insectos.

Si le preguntas a tú colchón si acepta a los ácaros como animales de compañía, ¿cuál crees que será su respuesta?

Limpieza

Se recomienda limpiar el colchón con cierta regularidad con la ayuda de una aspiradora, además, si ésta tiene un cepillo preparado para tapicería, lo debemos usar.

Siempre lo debemos aspirar directamente sobre el colchón, es decir, quitando sábanas, nórdicos, colchas, mantas, etc. De este modo, conseguimos eliminar el polvo acumulado y evitamos la proliferación de ácaros.

Si no disponemos de todo el tiempo que nos gustaría para poder hacerlo, sí es conveniente buscar unos minutos cada semana y el colchón nos lo agradecerá con un mejor descanso.

Olores

¿Empiezas a notar ciertos olores en tu colchón?

Es algo normal, con el paso del tiempo comienzan a acumularse olores que no son nada agradables, pueden ser sólidos o líquidos que han sido absorbidos pero que por dentro dejan huella.

Para que desaparezcan los olores, se recomienda limpiar el colchón con agua y jabón, una vez que esté seco, esparcir bicarbonato de sodio con un cepillo sobre él, dejándolo unos minutos para que actúe y posteriormente lo aspiramos. Finalmente, dejamos secar y ventilamos.

El bicarbonato sódico elimina los malos olores, bacterias, la humedad y principalmente los ácaros. Una buena solución para conseguir tener un colchón higiénico que facilite nuestro descanso.

Etiqueta

Algo muy sencillo pero que a lo mejor hacemos por equivocación, es cortar o retirar la etiqueta del colchón. La etiqueta nos puede ayudar tanto para utilizarla de garantía como para leer las instrucciones de lavado.

Darle la vuelta

Muchas veces habremos escuchado que es bueno girar o voltear el colchón.

Pero, ¿por qué lo debemos hacer?

Los fabricantes de colchones recomendamos que los giros sean más frecuentes durante el primer año de uso. Cambiar la cabeza a los pies y viceversa, al igual que cambiar la cara del colchón si este es de 2 caras. De esta manera, distribuimos el desgaste por toda su superficie y así conseguimos prolongar la vida útil del colchón.

Los colchones están compuestos por un núcleo y diferentes capas de diversos materiales. Nos podemos encontrar con colchones viscoelásticos, colchones de látex, colchones de muelles, etc. cada uno de estos materiales actúa de una manera diferente al igual que su proceso de compactación.

Hemos visto recomendaciones sencillas que todos/as podemos llevar a cabo en casa, tanto por el cuidado de los colchones como por nuestro propio bien.

Por último, recordamos que la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA) recomienda cambiar de colchón pasados 10 años, ya que ninguno conserva sus cualidades originales pasada una década.

Y ahora te preguntamos, ¿cuándo ha sido la última vez que has puesto en práctica alguna de estas recomendaciones?

Nunca es tarde…porque descansando bien, vivirás mejor 😊

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *